● Coming Soon
● Coming Soon

Ace Attorney: Kurain Gramarye

¡Gracias a todos por la participación! Esperamos que en la próxima edición haya las mismas ganas de votar tu opinión.

La Gran Patata de Londres. By: Franciscano Enigmar.

Ir abajo

La Gran Patata de Londres. By: Franciscano Enigmar.

Mensaje  Franciscano Enigmar el Jue Mayo 27, 2010 6:33 pm

El cielo se veía algo apagado desde el interior de aquel vehículo. Quizás eran los cristales empañados que limitaban mi visión y solo conseguía ver algunos campechanos prados de forma borrosa y opaca. El aire estaba cargado de olor a tabaco barato y a chicle de menta, desgraciadamente el hombre que conducía aquel coche no era otro que Sebastián. Sebastián es un filósofo de nuestro siglo que no se limita a analizar la personalidad de la gente y a preguntarse el por que de las cosas como los ya caídos Platón y Aristóteles. También se encargaba de elaborar enormes y complejas charlas sobre las sensaciones humanas donde cada frase volvía a decir lo mismo pero de otra manera distinta, supongo que en eso se basaba su filosofía. Una idea clave donde todo gira alrededor como si de nuestro sistema solar se tratase.

Por suerte había aprendido a ignorar a Sebastián. Era un movimiento sistemático saber en que partes del discurso uno debía de asentir mientras pronunciaba esa silaba mágica “Sí”

Sebastián era mi tío, aparte de ser un filósofo de nuestro siglo era un alma intrépida cuya ambición más de una vez nos ha llevado a la desgracia.

- ¿Sabes Tomás? – Dijo mientras se atufaba su enorme bigote donde aún quedaban visibles algunas migajas del pan que le robo al padre Miquez. Miquez es el archienemigo de mi tío Sebastián, cuando eran pequeños solían revolcarse por el barro mientras se pegaban. Cuando se entero de que Miquez entró en la iglesia y se fue por los caminos de la fe y la devoción mi tío aprovecho para seguir sus numerosas batallitas con él. Como por ejemplo robarle el pan que posteriormente repartiría a los mendigos o mandar al perro a que haga sus cosas delante de su jardín. Una vez le envió una nota diciendo “Gracias por el abono para mis hermosas amapolas, es usted un buen cordero del señor” aún sigue ideando su venganza como si se tratase de un Maquiavelo sin escrúpulos.
- Dime tío – dije mirando aún por el cristal sucio.
- Creo que nuestro siervo de Satanás ese tal Miquez va a tener que quedarse sin su ansiada comida, no me fio nada de ese cura. Seguro que después de comerse un enorme bocadillo de calabazas iría a cualquier jardín a cometer un pecado carnal con su chucho.
- Sí tío – Asentí habiendo escuchado solamente las palabras “abono”, “chucho” y “calabazas”
- ¿Sabes lo que es un pecado carnal Tomás? – Dijo relamiéndose su bigote lleno de migas de pan
- Sí tío – dije mientras intentaba quitarme el cinturón de seguridad
- ¿Quieres saberlo eh pillín? Te lo diré cuando seas mayor – Dijo esta vez tocando con un mano su abrupta barriga que iba encajada en un traje de chaqué. Otra de las cosas que tenía el filósofo de mi tío era su hiperactividad podía realizar más de cincuenta gestos diferentes en cinco minutos.
- Bueno ya que insistes tanto te lo contaré… - y así es como Sebastián empezó a narrar una de sus encrucijadas filosóficas que terminaban en “el cajón del mal gusto y enormes fallos de la humanidad que todos tenemos en nuestro corazón, pero no el corazón como músculo en sí sino como lugar espiritual dentro de nosotros” o así es como lo llamaba él.

Pronto llegamos a nuestra casa donde vivíamos yo mi tío Sebastián y mi tía Filomena Tercera.
- ¡Oh! ¿Qué ha hecho ese rufían de Miquez en mi amado jardín? – Dijo arqueando sus cejas hasta puntos incomprensibles para el entendimiento humano.
- Oh Sebastián no fue el padre Miquez fue la vecina que vino a tomar unas pastitas y claro ya sabes que a la pobre le gustan mucho las florecillas… - Dijo mi tía Filomena sonriendo tras su peluca y sus dientes de plata.
- ¡FULANA! – gritó Sebastián a lo largo de toda la calle mayor. Tuve la sensación de que medio sur de Londres nos contemplaba sorprendidos.
- ¡Esa mujer es la perversión y la falta de vanidad echa persona! – dijo Sebastián mientras mordía el labio inferior con cierta furia y también cierto apetito.
- ¡No seas así con la pobre mujer Sebastián! Que sabes tú que una es muy sensible y cualquier tontería le puede llevar a la sepultura. – Dijo mi tía Filomena con cierto enfado.
- ¡Pero si no la he tocado, solo la llamé Fulana! La gente empezaba a rodear a mis tíos mientras peleaban a sangre fría por ver quien llevaba razón. Subí a mi cuarto y desde allí los podía imaginar luchando látigo contra látigo en ropa interior mientras se tiraban sátiras de carácter filosófico y campechano en el caso de mi pobre tía que apenas sabía leer.

Mi habitación tenía ventana pero no contaba con un cristal. La hija de la vecina lo rompió cuando jugaba a baseball en plena calle mayor, aun recuerdo que tuvieron que venir los antidisturbios a detener a ese niño hijo del mal. La madera que recubría suelo y techumbre no era muy sofisticada pero era lo suficientemente buena para protegerme de la lluvia. Nuestra casa a pesar de estar en la calle Mayor es muy antigua perteneció a mi bisabuelo Rudolf Gangrena proveniente de Alemania. Fue un niño que nació en un orfanato y con diez años le compró el apellido a un vendedor de mulas y yeguas.

Mi estirpe es un poco rara, algunos provienen del lejano oriente otros de la Europa Occidental y algunos de la picaresca España. Y sí como habrá adivinado el estimado lector me llamo Tomás Gangrena. Hijo de Barbario Gangrena y Anacleta Gangrena ambos desaparecidos desde hace seis años. Viajaron en barco hasta el Caribe y nunca más se supo de ellos.

Observé por mi ventana sin cristal. Ahora la vecina Judith había bajado y perseguía a mi tío con una silla a lo largo de la calle mayor. Parece que intentaba responder a la “filosófica” entrada verbal de mi tío. Otra cosa que debo de aclarar al lector es las dudas sobre mi jardín ¿Cómo se puede tener un jardín en la calle mayor de Londres? Sencillo, cuando mi bisabuelo murió dejo unos zapatos que vistió durante toda su vida a mi tía Filomena. A ella no le gustaban y por no tirarlos los abandonó en el patio interior donde un mes después creció un patatal a partir del zapato.

Curiosa pero cierta anécdota que desembocó en el interés de los vecinos. Mi tío poco después tuvo la idea de cobrar la entrada a la casa para ver el patatal que llegaba a salir incluso por el tejado de la casa. No conquistó muchos corazones con su lema de: “La vida es filosofía ¿Y qué mejor filosofía que la propia patata abultada y amarilla que describe en cada ápice y en cada esquina nuestra vida y lo que vemos en nuestra retina?”

Aun así con el dinero ahorrado y nuestra cosecha de patatas y posteriormente de margaritas y amapolas conseguimos comprar algunos caprichos. Como por ejemplo un traje de los domingos para poder ir a misa.


Última edición por Franciscano Enigmar el Lun Jun 14, 2010 11:38 am, editado 1 vez




:D Menudo encanto de amiga hinbisivle:
Spoiler:

Spoiler:


Just sixteen, a pickup truck, out of money, out of luck.
I've got nowhere to call my own, hit the gas, and here I go.
avatar
Franciscano Enigmar
Mago Maestro (Admi. clan de Magos)
Mago Maestro (Admi. clan de Magos)

Masculino Mensajes : 463
Fecha de inscripción : 05/04/2010
Edad : 104
Localización : Hell Awaits.

Volver arriba Ir abajo

Re: La Gran Patata de Londres. By: Franciscano Enigmar.

Mensaje  Hikari Arisam el Dom Mayo 30, 2010 12:39 pm

Aaaaah :) es una historia muy bonita. Me gustó
avatar
Hikari Arisam
Juez Maestro (Admi. clan de Jueces)
Juez Maestro (Admi. clan de Jueces)

Femenino Mensajes : 500
Fecha de inscripción : 23/05/2010
Edad : 24
Localización : En el país de los juguetes :3

Volver arriba Ir abajo

Re: La Gran Patata de Londres. By: Franciscano Enigmar.

Mensaje  Franciscano Enigmar el Lun Jun 14, 2010 12:17 pm

Aquí va la segunda parte de esta historia. Pero antes de ponerla aquí quiero decir que va por todos, porque ha habido un conflicto y odio que la gente que quiero se peleé. Un abrazo a todos y ojalá esto salga bien.

El tio Sebastian iba vestido con su delantal de bordes rositas y su enorme gorro de chef. Su gorro podría ser la envidia de todos los magos, de ahí dentro podría sacar más de veinte hermosas palomas blancas. A pesar de que el delantal manchada de ketchup y un poco quemado le restaba elegancia.

Mi tía Filomena y yo estabamos sentados con los brazos apoyados sobre la gruesa mesa de madera, yo jugueteaba con un insecto que se colocaba entre algunas grietas de la madera mientras mi tía Filomena estaba trabajando en un bonito jersey que había decidido coserme.

- ¡Oh dios mío! El pollo está echando humo ¡Pensé que estaba muerto! debe de tener calor ahí dentro. - Dijo el tio Sebastian con su rostro de sorprendido.
- Creo que hemos vuelto a quedarnos sin comida Tomás - me susurró mi tia Filomena mientras sacaba de su bolso una chocolatina y me la tendió en la mano.

- ¡No se preocupe el personal! estaba preparado para cualquier tipo de ocurrencia - Dijo Sebastian cogiendo el pollo quemado de la pata trasera y arrojandolo al jardín de la vecina. -- ¡Ojalá te guste el pollo fulana!
- ¡Sebastian! Ve a pedir disculpas a la vecina...¡Ahora mismo! - Gritó mi tia Filomena con su dedo amenazante.
Mientras ocurría todo esto algunos turistas estaban paseando sobre la moqueta de nuestro salón mientras fotografiaban el enorme patatal característico de nuestra casa. A cualquiera esto le parecería extraño pero ya estabamos acostumbrados como si las peleas de mis tios fueran parte del espectáculo. Al menos esto nos daba algún dinero.

- ¡Mademoiselle! - Dijo un hombre trajeado, fino con una lente en el ojo izquierdo. Iba también con lo que parecía su sirviente, el sirviente era un hombre jorobado con un ojo tuerto y bastante bajito.
De repente la pelea paró y mis tios , yo y todos los turistas miramos a los dos hombres.

- ¡Le compro su patatal por la inigualable suma de un millón de dolares! - Dijo mientras alzaba sus manos y encendía un billete de cincuenta dolares y lo fumaba. En la sala se formo un grito de sorpresa y los flashes de las cámaras empezaron a saltar como chispas por todos lados.
- ¡Oh no! otro de esos franceses presuntuosos - Exclamó el tio Sebastian mientras se ajustaba el pantalón. - ¡Marchese a su Marsella infinita!¡A su Louvre sin límites de imaginación! Este patatal es nuestra vida. Vivimos de él ¿Puede su presuntuoso trasero Francés entender mis palabras?
- ¡Se arrepentiga de esto! - Dijo mientras alzaba su puño y apretaba el ojo donde tenía la lente. -- ¡Vamonos Igor! Ya volveremos. Se fueron con paso grácil y elegante y la multitud se quedó embobada no por el patatal sino por la respuesta de mi tio. Aunque yo ya la esperaba.

Los turistas con sus camisas hawaianas, sus bermudas, sus cámaras de fotografiar y sus gafas de sol desaparecieron como una manda de elefantes por la puerta. Pronto terminamos de comer y subí a mi cuarto para seguir con mis proyectos. Me gustaba mucho inventar cosas inútiles solo por diversión aunque despues no pudiese usarlas, aquel día estaba dándole los ultimos retoques a la trompa de un gramófono que había construido usando madera y acero. Cuando lo barnicé pensé en usarlo como micrófono para ver que tal podía oír a través de él. Lo puse en el suelo y escuché la conversación de mis tios.

- Sebastian, tenemos que hablar sobre Tomás - dijo mi tia mientras sorbía fuertemente una de sus tazas de té.
- ¿Qué ocurre con el brivoncillo? ¡Yo creo que se está portando muy bien! - Contestó mi tio mientras hacía un sonido que parecia su lengua pasando por su bigote, seguramente para comer algunas migajas.
- No es eso Sebastian. Ya sabes que sus padres viajaron en barco a Hawai y no aparecieron. Es un niño que se empieza a cerrar demasiado, apenas tiene amigos y creo que es por lo que ocurrió con sus padres, deberiamos de intentar buscar a mi hermano Rufus. Ese barco volvió de la mar sano y salvo pero ni Rufus ni Lucrecia aparecieron en él. - Dijo mi tía aun sorbiendo su taza de té.

- ¿Y cómo pretendes buscarlos? - Preguntó mi tio Sebastian mientras caminaba alrededor de la mesa, lo sé porque oía sus pasos mastodónticos a un ritmo constante. Deje de escucharles, quizás yo era un niño cerrado y evidentemente me afectó la desaparición de mis padres pero no quería que se comportaran de forma distinta conmigo. Seguí reflexionando toda la tarde sobre ello, en parte tenía miedo de volver a encontrarles porque sería todo muy raro. Pero quería volver a verles. Sin darme cuenta de tanto pensar en ellos llegó la noche, había una bonita luna llena así que me asomé a la ventana a contemplarla.

- Tomás a cenar - gritó con voz cantarina y un dulce estribillo mi tio Sebastian.
- Ahora bajo. Probé mirar a través de la ventana usando la trompa de mi gramófono, era impresionante también servía como catalejo. Pude ver dos hombres parados en frente de casa, me parecieron sospechosos. También se veían algunos gatos y los últimos destellos de las farolas de marmol.
Notaba que el suelo de mi habitación temblaba seguramente el tio Sebastian estaba subiendo las escaleras.
- Jojojo ¿Espiando a la fulana de la vecina para hacerle una jugarreta eh? ¡Ese es mi sobrino!
Asentí sonriendo. Mi tio siempre resultaba alegre y era imposible estar deprimido con él al lado.
-Bueno brivoncete, mañana se la jugaremos pero no se lo digas a tu tia o se enfadará con nosotros, ahora duermete que tienes que descansar. Me besó en la frente, lo que me gustaba de Londres eran sus noches de luna llena, con mis tios allí todo parecía más cálido y más hermoso.


DESDE QUE NUESTRO PRIMER HOGAR NOS RODEA CON SUS BRAZOS CALIDOS
HASTA TODAS ESAS AVENTURAS Y TODOS ESOS HORIZONTES Y CONFINES
QUE NOS QUEDAN POR DESCUBRIR, PODEIS SABER YA DE ANTEMANO QUE
LO MÁS PRECIOSO Y PRECIADO QUE UNO CONSIGUE ES EL CARIÑO, EL AMOR
Y LA CONFIANZA DE LOS AMIGOS Y DE LA FAMILIA QUE UN DÍA TE ENGENDRÓ.
NO HAY NADA MÁS HERMOSO Y VALIOSO QUE ESTO.




:D Menudo encanto de amiga hinbisivle:
Spoiler:

Spoiler:


Just sixteen, a pickup truck, out of money, out of luck.
I've got nowhere to call my own, hit the gas, and here I go.
avatar
Franciscano Enigmar
Mago Maestro (Admi. clan de Magos)
Mago Maestro (Admi. clan de Magos)

Masculino Mensajes : 463
Fecha de inscripción : 05/04/2010
Edad : 104
Localización : Hell Awaits.

Volver arriba Ir abajo

Re: La Gran Patata de Londres. By: Franciscano Enigmar.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.