● Coming Soon
● Coming Soon

Ace Attorney: Kurain Gramarye

¡Gracias a todos por la participación! Esperamos que en la próxima edición haya las mismas ganas de votar tu opinión.

Oficina del fiscal Victor Basil

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Lun Sep 10, 2012 10:00 am

Habían pasado nada menos que siete años desde que terminé mis estudios de derecho en Alemania. Y volver a los Ángeles, no me había traído más que dolor. La injusta muerte de mi madre...la traición de mi padre... ¿esta era la clase de justicia que se impartía en este país? ¿Encarcelar a los inocentes y liberar a los culpables?

No había estudiado derecho por prestigio, o por dinero, si no para ayudar a las personas. Pero ahora mi punto de vista había cambiado radicalmente, dejé de pensar en mí como un defensor al lado izquierdo del estrado...si no como a un implacable acusador en el lado derecho del estrado. No iba a defender culpables, iba a meterlos de cabeza en el infierno.

Después de hacer las prácticas como becario en Alemania, mis maestros me recomendaron a uno de los mejores juzgados de los Ángeles, para que pudiera estar más cerca de mi familia. Pero eso ya no podría ser, ya no tenía sentido trabajar en un país que me lo había arrebatado todo... pero tampoco podía quedarme encerrado en casa, en esa mansión tan grande a las afueras de la ciudad, que cada vez me hacía sentir más solo...tenía que salir afuera y cambiar la justicia de este país.

Y allí estaba, abrí las puertas de mi nueva oficina con un ligero nerviosismo. Al principio la luz fue cegadora pero después reveló un nuevo despacho, impecable y ordenado, como a mí me gustaba.

Paseé por la sencilla alfombra de color escarlata hasta llegar a la mesa de ébano. Me senté en el cómodo sillón y miré las vistas de la ciudad a través de las largas cortinas. Un despacho pequeño, pero bonito, se ha de decir que los Ángeles es un buen lugar para vivir...

Revisé los documentos de encima de mi mesa y encendí el ordenador, para ponerme a trabajar de inmediato. No había ninguna tarea pendiente que fuera difícil, así que terminé rápidamente y decidí bajar a la cafetería, donde se reunían los demás fiscales y abogados del juzgado.

A lo lejos pude ver al agente Deyson y la agente Sammet,tomarse el primer café de la mañana. Tenían pinta de estar algo agobiados, sería seguramente algún nuevo caso de asesinato.

Me preparé un café con leche y me senté a tomarlo tranquilamente en un sofá solitario de la cafetería mientras leía las noticias en el diario de hoy.

Uno de los artículos me llamó en especial la atención, era pequeño, casi escondido, pero hablaba de uno de los casos que gané en Alemania antes de llegar a Estados Unidos, al parecer aquello se ha hecho bastante famoso y ha llegado hasta los Ángeles. Era una bonita manera de darme la bienvenida en mi nuevo trabajo.

-"El implacable fiscal de hielo, Victor Basil..."- susurré con una leve sonrisa en los labios- ¿Ahora me llaman así?- No pude evitar sonreír divertido ante ese estúpido mote.

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Miér Sep 12, 2012 6:54 pm

Necesitaba urgentemente un café. Lo antes posible. Estaba siendo una mañana demasiado acelerada para mis pocas horas de sueño, y empezaba a preocuparme seriamente la posibilidad de quedarme dormida en alguno de los debates que tenían lugar en la sala de reuniones. No hubiera causado una buena impresión entre mis colegas, sobre todo teniendo en cuenta que yo era la "novata", y que me había metido entre ceja y ceja la firme idea de que algunos dejaran de considerarme "la chica de los recados".

Así que me... escabullí, supongo. De todas formas, no estaba haciendo mucho salvo oír la conversación, y empezaba a dudar de que realmente le hubiera prestado la atención que, sin duda... o, probablemente... merecía. Después de una dosis de cafeína, mi nivel de concentración mejoraría... o eso esperaba. Era la última vez que cogía una llamada de mis padres después de las doce de la noche. ¿No podían elegir horas más adecuadas para montar uno de sus pleitos?

De acuerdo, papá había olvidado el aniversario de su primera cita con mamá... ¿el mundo iba a terminarse por ello? Al menos, recordaba la fecha de la boda, lo cual ya era bastante viniendo de un hombre. ¿Algún día haría comprender a mi madre que no hacía falta poner tan altas las expectativas? Y... ¿por qué no llamaban a Katie para solucionar sus problemas? Al menos, ella estaba en Washington, y no en la otra punta del país. Aunque supongo que Katie estaría metida en uno de esos artículos de su blog, sin enterarse de que el techo de nuestra casa en la capital estaba a punto de derrumbarse sobre su cabeza. De todas formas, mi hermanita no era buena para solucionar líos... se le daba mejor enrevesarlos.

Al fin me detuve; había llegado a mi destino. Me quedé mirando la máquina de los cafés, indecisa. ¿Cortado? ¿Capuccino? Puse el dispensador de azúcar al máximo. Si no me despertaba la cafeína, lo haría la glucosa.

Con el café humeante en mis manos, eché un vistazo a los asientos libres. Había poca gente a aquellas horas; un par de agentes, alguno de mis compañeros y un hombre que leía el periódico. Mientras decidía qué asiento tomar y justo cuando emprendía el camino hacia allí, mi teléfono tuvo la brillante idea de empezar a sonar.

¡Creía que lo había puesto en silencio! Tenía que agradecer que no se hubiera puesto a sonar de aquel modo en el despacho donde mis jefes se reunían, o habría recibido varios pares de miradas asesinas. De acuerdo, la gente que trabajaba en los juzgados no tenía pinta de salir a divertirse los viernes por la noche, pero yo no tenía la culpa de que no estuvieran al día en lo que a música se refiere. De hecho, incluso estando en la cafetería, recibí unas cuantas miradas reprobadoras por parte de los presentes, lo cual hizo que me pusiera bastante nerviosa.

Si tuviera que presentar lo que sucedió ante un tribunal, alegaría en mi defensa que no se puede pretender llevar un café caliente, caminar y tratar de coger el móvil al mismo tiempo sin que una de las tres acciones falle. Al menos, en ese momento no me fue posible. Al tratar de responder el teléfono lo antes posible (y de paso acallar la mal recibida melodía), descuidé el café, que hizo una peligrosa oscilación antes de derramarse sobre uno de los hombres trajeados presentes en la sala. El del periódico.

¡No era culpa mía, sino de Katie! Pero claro, eso él no podía saberlo. Cualquier fiscal me hubiera echado por tierra una defensa tan cogida con pinzas, y el tipo al que acababa de manchar tenía pinta de fiscal. Bastante guapo, por cierto.

- ¡Disculpe! - dije, apresuradamente.- Lo siento mucho...

Dios... aquel traje tenía pinta de valer un montón de dólares...

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Sáb Sep 15, 2012 11:16 pm

Estaba intentando leer la última frase de un artículo muy interesante sobre la economía estadounidense, cuando penetró en mis oídos una melodía ruidosa y estridente, que me molestaba de forma evidente a la lectura. Levanté los ojos un momento de forma indiferente, para dirigirlos hacia la persona que estaba realizando aquel escándalo en medio de la cafetería. Fue justo cuando pasaba por mi lado una mujer trajeada que intentaba coger el teléfono móvil.

No lo vi venir, pero cuando intentó contestar al teléfono...su café se abalanzó sobre mí, cayendo peligrosamente por mi lado, y manchándome el traje y el periódico. Aquello no fue una pequeña mancha marrón, que no se le diera mucha importancia...sino que era un maldito charco en mi camisa gris de Armani.

Arrugué con ira el periódico cuando el vaso de plástico, ahora vacío, chocaba contra el suelo, mientras miraba el desperdicio de mi camisa... tan cara y tan manchada... aquello no iba a quitarse así como así.

Mis ojos castaños volvieron a clavarse en la mujer que había cometido aquel terrible delito. Contuvieron mucho odio y mi mirada fue fría y contundente.

¿Lo siento? ¿Le parecía aquello una disculpa adecuada? ¿Creía que con eso iba a arreglar mi camisa? No señor, esa mujer iba a pagar por aquel crimen.

Me levanté con brusquedad del sofá mientras seguía manteniéndole esa mirada, en silencio, preparando con cautela las palabras con las que iba a dirigirme a esa descuidada. Fue entonces cuando noté la mirada de todos los presentes. Llegábamos a estar solos en la cafetería...y le juro que el rapapolvo iba a ser mucho peor que esto...

-¿Cree que su disculpa va a arreglar el estropicio que le ha hecho a mi camisa?- me dirigí a la chica con total frialdad.- Al menos podría responsabilizarse de ello...

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Sáb Oct 06, 2012 11:26 am

"¿Cree que es fácil llevar tantas cosas a la vez en las manos?", fue la frase que saltó a la punta de mi lengua casi al instante, pero me contuve para no decirla. A veces, mi boca funcionaba más rápido que mi mente, y aquello solía traerme problemas.

Por esa razón, tampoco iba a decirle que le sentaba bien la camisa mojada de café (por Dios, acababa de conocerle, no importaba el hecho de que fuera verdad), ni que estaba segura de que debía de ser fiscal por esa forma tan arrogante de comportarse.

- Ya le he dicho que lo siento... - repetí. Realmente, tenía una mirada y un tono que intimidaban. - No lo he hecho expresamente... Le... pagaré la tintorería, si quiere. Lamento mucho lo que ha pasado con su camisa.

No se podía decir que papá y mamá no hubieran invertido tiempo en mi educación. Aunque temía, por alguna razón, que, en breve, mi problema no iba a ser la inversión temporal, sino la económica.

Aquella camisa tenía pinta de valer mi sueldo de dos años. Y la tintorería no era precisamente barata, tampoco.

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Lun Oct 08, 2012 3:18 pm

Me repateaba la gente irresponsable, sobretodo algunas de las personas que me rodeaban en el juzgado. Me había encontrado de todo, fiscales vagos, abogados idiotas...pero aquella situación entre otras, la encontraba terriblemente irritante.

-¿Así que piensa usted pagarme la tintorería?- sonreí de forma cínica, tendría que estar bromeando. Era obvio que una abogada de tres al cuarto como ella, no parecía disponer de dinero necesario para pagar algo tan caro. Supongo que era de esas abogadas tontas, despistadas y torpes que les tira el café encima a sus jefes. Aunque había que reconocer que era mona... pero aquello no veía al cuento.

-Muy bien...señorita... -arrugué un poco la frente, intentando recordar el nombre de la chica, pero claro, ¿cómo voy a recordar algo que no se?- Mañana le traeré la factura de mi tintorería...

Dejé el diario encima de la mesita donde estaba mi café y me dispuse a irme lo antes posible, para que nadie más se diera cuenta de que tenía la camisa manchada. Fui de nuevo a mi oficina, por suerte siempre tenía una camisa de repuesto, para ocasiones como esta...

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Sáb Oct 13, 2012 7:38 pm

Me dirigió una sonrisa de suficiencia.

-¿Así que piensa usted pagarme la tintorería?- preguntó, con un tono que hizo que me replanteara mi propuesta al instante. - Muy bien, señorita... Mañana le traeré la factura de mi tintorería.

Por alguna razón, sonó bastante amenazador. Empezaba a temer que la tintorería favorita de aquel hombre fuera un sitio a juego con aquél en que se compraba los trajes. Esa clase de sitios en los que no existe la palabra "rebajas", donde el concepto de "oferta" es poco menos que legendario...

Resistí la necesidad de estremecerme.

"Vamos, Susan, es sólo una tintorería... Lavan la ropa, la planchan y te la devuelven. ¿Cómo de caro puede llegar a ser? Seguro que mucho menos que comprarle una camisa nueva..."

- De acuerdo - dije al final, haciéndome la valiente. Al fin y al cabo, había sido culpa mía, y siempre había la posibilidad de que mañana no consiguiera encontrarme (los lavabos del segundo piso habían demostrado, en mi corta experiencia, ser un escondite eficaz). Incluso podía ser que tuviera un arranque de... ¿caballerosidad?... y me perdonara la deuda. Lo cual me recordaba que tenía que ensayar mi mejor cara de perrito apaleado para mañana.

Casi sin esperar mi respuesta, mi futuro acreedor se marchó, dejándome pensativa en la cafetería. Acababa de desperdiciar una (necesaria) taza de café, manchando la camisa de un hombre atractivo (lo cual no era empezar con muy buen pie ninguna relación), y probablemente endeudándome lo suficiente como para temer por el futuro de mi alma (y de mis finanzas) de por vida.

Suspiré y me dispuse a regresar con mis jefes. Cuando saliera de trabajar, tendría que llamar a Katie para contarle esto.

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Mar Oct 23, 2012 9:08 pm

Me desperté, pensando que aquel día, era un día diferente. Hoy no me sentía tan cansado, al contrario, estaba animado de ir a trabajar por tan solo una razón. Ver la cara de descomposición de aquella mujer... Justo la tarde anterior, había ido a la tintorería a la que acostumbraba a llevar mis trajes y me había hecho con una bonita factura. Estaba deseosa de salir de mi bolsillo y llegar con su futura dueña. Extrañamente, aquel acontecimiento tan absurdo me parecía muy divertido, algo bueno que alegraba mi día.

Bajé las escaleras de mármol y desayuné junto a la jefa de criadas, María Constanza, una mujer que había trabajado para mi familia desde hacía muchos años. Después de la muerte de mi madre, ella me crió como si fuera un hijo suyo. Era una persona encantadora y con muy buen gusto cocinando...

-Esta de muy buen humor esta mañana, señorito...- dejó escapar después de sorber su café con leche bien caliente.

- Si, es que he conocido a alguien muy interesante y tengo ganas de verla de nuevo...- la mujer me miró con intriga.

-¿Se trata de una mujer, señorito?- me atraganté con mi café solo. María era buena para adivinar las cosas, pero supongo que la manera en la que me había explicado daba pie a malentendidos.

-No...bueno...si...es una mujer, pero se trata de una deuda que me debe, sabe? Ayer me tiró el café en mi camisa favorita...y va a pagarme por lo que ha hecho...- empecé, explicándole con detalle como fue la situación.

-Ahora entiendo su enfado de ayer, señorito...pero no creo que sea lo mejor que pague su tintorería, ¿no sería mejor que le invitara a cenar o algo así?

Aquella conversación me taladró la cabeza durante toda la mañana. Salí del juzgado bastante distraído, aunque había ganado el caso, no parecía estar muy pendiente de él, igualmente aquello no bajaría mi reputación. Solo pensaba en una cosa, volver a la cafetería.


Me senté en mi sitio de siempre, a tomar el café de media mañana. Abrí el diario sin ningún interés, pues no tenía intención de leerlo. Tan solo esperaba ver a alguien...

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Lun Nov 12, 2012 12:34 am


Off: Post extra-largo para compensar mi retraso en responder... ¡Lo siento! >o<


Yves dejó escapar un maullido de protesta, esquivando grácilmente el trayecto mortífero de mis zapatos de tacón hacia la puerta. Como siempre, me había entretenido, y estaba a punto de llegar tarde, así que no podía estar muy pendiente de dónde ponía los pies.

- ¡Lo siento, lo siento! Cenarás una lata extra, lo prometo - le aseguré, mientras cerraba la puerta a toda prisa. Y lo mejor sería que recordara esa promesa; mi gato podía ser muy rencoroso.

No había dado tres pasos en la calle cuando mi teléfono empezó a sonar, haciendo que un par de ancianos que paseaban se giraran y clavaran en mí sus miradas de reprobación. Sonreí, algo avergonzada y, leyendo el nombre de mi hermana en la pantalla, le di rápidamente al botón de descolgar.

- Hola, Katie. - saludé, sin aminorar el paso.

- ¡Suzy! ¿Estás muy liada?

- Depende de para qué - bromeé. Iba tan rápido por la acera que todo el mundo se giraba a mirarme por el ruido que hacían mis zapatos. Debía de sonar exactamente igual que un caballo al galope.

- Genial, porque tengo lo que me pediste - me informó mi hermana, orgullosa de su trabajo de investigación.

- ¿Eh? - pregunté, algo descolocada. Tenía que dejar de pedirle tantos favores a Katie; ahora mismo no sabía de cuál me hablaba exactamente.

- El "informe" extraoficial sobre Victor Basil - me irecordó, divertida - Tu fiscal de la semana que viene.

- ¿Tan rápido? - pregunté, sorprendida. Era cierto, le había comentado a Katie que aún no conocía a mi próximo rival, y ella se había ofrecido a obtener la información.

- Nunca subestimes a una estudiante de Periodismo de último año. - dijo, con seriedad.

- Lo tendré en cuenta - sonreí, mientras bajaba a toda prisa las escaleras del metro. - ¿Qué tienes para mí?

Katie hizo una pausa dramática. Le encantaban las pausas dramáticas.

- Primero de todo, Suzy, tienes que estar preparada cuando te lo presenten. Te lo digo muy en serio.

- ¿Y eso por qué? - pregunté, llena de curiosidad.

- Porque está muy bueno, Susan. Lo que hace esa dosis de sangre alemana...

Resistí la tentación de poner los ojos en blanco. Mi hermana era demasiado.

- Eh, espera, para el carro, Katie... Recuerda que yo aún no sé nada de él... ¿es alemán?

- Sí, Suzy, es alemán. Bueno, en realidad, medio alemán. No sé exactamente por qué lado.

- "Basil" no me suena a apellido extranjero. - señalé.

- Pues entonces será por parte de madre - Katie resolvió rápidamente el problema - El caso es que es medio alemán, y además tu tipo.

- ¿Mi tipo? ¿Y qué sabrás tú de mi tipo, pequeñaja? - sonreí, divertida. El metro acababa de entrar en la estación y me apresuré para poder meterme en el vagón.

- Bueno, tuviste aquel novio extranjero... ¿Qué era, francés? El que te dejó tirada para volverse a su país. - señaló mi hermana, con ese tacto y delicadeza que la caracterizaban.

- Eso fue hace mil años, Katie - preotesté.

- Y luego estuviste saliendo con ése estirado de Robert Harrel. - siguió ella, sin hacerme caso.

- Era Gerard Harrel. - corregí - ¿Y eso qué tiene que ver?

- Bueno, era un estirado. Y Victor Basil es extranjero y estirado. - Katie lo dijo con el tono que empleas con alguien que no entiende que dos y dos suman cuatro. Empezaba a ver por dónde iba.

- Oh, ya, y eso le convierte en mi hombre perfecto. - arqueé las cejas, escéptica.

- Cuando veas la foto, ya me lo contarás.

- Vale... ¿y algo más, aparte de las razones por las que debería salir con él? Te recuerdo que nos enfrentamos la semana que viene, y necesito algo más que suspirar cuando le vea. - sugerí, con ironía.

- Tranquila, hermanita, he pensado en todo...

Pero antes de que Katie pudiera empezar a contármelo, el metro decidió dejarme sin cobertura. Eché un vistazo a la parada. Estaba a punto de llegar al trabajo, así que tendría que devolverle la llamada más tarde. Maldita sea, ahora que iba a contarme algo importante...

Suspiré y miré el reloj. Por una vez, iba con algo de tiempo, el justo para un café antes de subir a la reunión con los jefes. Era una suerte que mi horario de hoy empezara más tarde; al menos, podría presentarme a las nueve sin que eso significara que me había dormido o había sufrido algún otro contratiempo.

Lo recordé de golpe, en cuanto entré directamente en la cafetería. Había estado tan agobiada entre unas cosas y otras que lo había olvidado por completo, cosa que no debería haber hecho. Allí estaba: sentado, vistiendo una camisa perfectamente limpia y planchada y leyendo tranquilamente el periódico. El hombre a quien había decidido bautizar con café el día anterior. La persona con la que menos quería encontrarme en aquel preciso momento.

Mi primera reacción fue huir por el mismo pasillo por el que había venido, antes de que la terrible factura cayera sobre mí. Pero no tuve tiempo. Casi como si hubiera estado esperándome, sus ojos se levantaron del periódico para clavarse en mí, y entonces supe lo que sentían los criminales cuando un fiscal como él (tenía que serlo, aquella mirada era de fiscal) los condenaba a veinte años de cárcel sin siquiera parpadear.

Tragué saliva. Mi café tendría que esperar...

- Oh, vaya, buenos días... - conseguí decir, esbozando una sonrisa. - Qué casualidad...

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Vie Nov 30, 2012 4:32 pm

Allí estaba ella, entró a la cafetería con aire distraído, parecía agobiada y por un momento pensé que daría media vuelta. Pero entonces sus ojos se encontraron con los míos y su rostro se tornó blanco al mirarme.

- Oh, vaya, buenos días... -esbozó una sonrisa que me pareció hipócrita - - Qué casualidad...

-¿Casualidad? Contesté escéptico- Esto es la cafetería del juzgado y todo el mundo tiene que pasar por aquí tarde o temprano...- doblé el periódico a la mitad, de forma perfecta y lo dejé a un lado del sofá. Miré a la mujer con decisión y una pizca de picardía en mis labios. Aquella situación me divertía muchísimo.

-Me alegro de que se haya acordado de pagarme la tintorería -dije como si ella acabara de afirmar que se responsabilizaría de lo ocurrido ayer. Esa frase, cortaba su intento de huida una vez más. Alargué mi mano al bolsillo de mi camisa y saqué la factura, doblada cuatro veces de forma impecable y se la alargué para que pudiera cogerla.

Mis ojos castaños se clavaron en el rostro de la chica, deseosos de ver una vez más ese rostro de desesperación que me encantaba ver en las personas. Adoraba acorralar a los criminales, hacerlos confesar y pagar por sus crímenes. Esta situación no era más que una versión "light" de otro de mis muchos juicios. Y por supuesto, esta vez tampoco iba a perder...

"uno, cero, cero, cero...." dije para mis adentros. ¿Cómo afrontará la abogada esta situación? ¿Intentará huir? ¿Pagará el dinero de la factura teniendo en cuenta que un abogado de oficio cobra mucho menos que una de mis camisas...? ¿Me guardará rencor eterno? Sea como sea... tengo ganas de saberlo y de pende de como avance la situación quizás me lo repienso...

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Jue Dic 06, 2012 12:41 pm

Estaba muy claro que aquél hombre no tenía piedad. Lo demostró en cuanto pasó directamente al tema de la factura, ignorando tranquilamente mi intento de alcanzar una tregua.

-¿Casualidad? - dijo, incrédulo. - Esto es la cafetería del juzgado y todo el mundo tiene que pasar por aquí tarde o temprano...

Así que era eso... estaba allí apostado, acechando, porque sabía que tarde o temprano entraría por esa puerta... No iba a dejarme escapar tan fácilmente... Y además, estaba sonriendo, de esa manera en que sonríen los malos de las películas cuando saben que el bueno está a punto de caer en su trampa. Ya no había escapatoria posible.

"Bueno, Susan Parker, ha llegado ese momento en la vida de toda persona en la que debe afrontar su destino, y despedirse de las rebajas del mes siguiente. Con un poco de suerte, sólo de las de un mes, y no las de dos meses... con un poco de suerte, no hará falta que vendas a Yves para poder comer... o que te comas a Yves, que para el caso..."

- Me alegro de que se haya acordado de pagarme la tintorería - continuó él, alargándome un papel perfectamente doblado que supuse que sería la factura.

La cogí, tragando saliva. Me despedí de Yves mentalmente mientras la desplegaba, palideciendo al empezar a contar cifras. No podía creerlo, ¿de qué estaba hecha aquella camisa? ¿De hilo de oro?

- Dios mío... - susurré, tan blanca como el papel que tenía en la mano, volviendo a tragar saliva - De haberlo sabido, le habría lavado la camisa yo misma... ¿Cuánto tiempo tengo para reunir el dinero? ¿Me da al menos una semana, para poder atracar un par de bancos? ¿O quiere que le firme directamente un contrato de esclavitud eterna? ¿Mi alma, quizá?

Situaciones desesperadas requerían medidas desesperadas. Y esto era una situación desesperada donde las hubiera. Nunca en mi vida había visto que una mancha de café costara tanto dinero...

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Vie Dic 21, 2012 11:27 am

La abogaducha palideció en cuanto leyó la factura. Sus ojos pasaron más de una vez por la cifra, para ver si realmente aquellos números eran los correctos. Me senté cómodamente y disfruté del espectáculo.

- Dios mío... – susurró, su aspecto era casi de histerismo - De haberlo sabido, le habría lavado la camisa yo misma... ¿Cuánto tiempo tengo para reunir el dinero? ¿Me da al menos una semana, para poder atracar un par de bancos? ¿O quiere que le firme directamente un contrato de esclavitud eterna? ¿Mi alma, quizá?

Aquel momento fue más que gratificante. Con su rostro desencajado y aquellas palabras desesperadas acababan de compensar esa mancha de café que ensució mi camisa. Aquella situación me resultó tan divertida que no pude contenerme y estallé a carcajadas. Carcajadas con clase, por supuesto, no podía dejar que la gente me viera de esa manera, no mientras seguía siendo el punto de mira de la prensa de Los Ángeles.

-Tranquilícese señorita… no necesito su alma…- calmé un poco mis emociones y le sonreí de manera controlada. - No se preocupe, no le haré pagar la tintorería, pero téngalo en cuenta la próxima vez que quiera tirarme un café encima.

Me había quedado más que ha gusto, me encantaba tomarle el pelo a los novatos. Era realmente muy divertido.

-Siéntese conmigo señorita- Le dije, indicándole un hueco en el sofá- Espero que al menos pueda invitarme a un café, ya sabe, por las molestias.

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Dom Dic 30, 2012 12:24 pm

Casi puedo decir que me sentí aliviada cuando rompió a reír, no estaba segura de que aquel hombre tuviera siquiera sentido del humor. El hecho de descubrirlo me hizo sentir algo mejor, aunque no me atreví a bajar la guardia. Mi alma seguía en juego, al fin y al cabo, y todos esos ceros seguían perfectamente impresos en la factura...

- Tranquilícese, señorita… no necesito su alma…- había dejado de reírse y ahora sonreía con calma - No se preocupe, no le haré pagar la tintorería, pero téngalo en cuenta la próxima vez que quiera tirarme un café encima.

Ese "no le haré pagar la tintorería" me sonó a música celestial. Todo un caballero, al fin y al cabo... Aunque podía jurar que había disfrutado con todo esto.

- Siéntese conmigo, señorita- continuó, haciendo un gesto hacia uno de los asientos vacíos- Espero que al menos pueda invitarme a un café, ya sabe, por las molestias.

Esbocé una sonrisa. Aquello era bastante más fácil, y no podía negar que me apetecía bastante sentarme a tomar algo con él. ¿Sería verdad que tenía un algo por los estirados, como decía mi hermana?

- Claro - respondí a su sugerencia. Hacía unos momentos estaba bastante incómoda, pero empezaba a recuperar mi carácter juguetón - Ya le regalé el del otro día, pero esta vez puedo asegurarme de que se lo beba usted, y no su camisa... ¿Cómo lo quiere? ¿Solo, cortado, con leche?

"Veinte dólares a que es: solo, sin azúcar", me dije, mentalmente. Tenía que dejar de apostar conmigo misma, no llevaba a ningún sitio.

- Por cierto, no hace falta que me llame "señorita", mi nombre es... Oh, disculpe un momento.

Mi móvil acababa de sonar, interrumpiéndome. Lo cogí rápidamente; había sido el tono de mensajes, y esperaba que no se tratara de un aviso de mi jefe por llegar tarde. Pero no, era un mensaje multimedia de Katie Parker, titulado "El fiscal de tu vida".

Arqueé las cejas, resistiendo el impulso de poner los ojos en blanco, y abrí el mensaje. Mientras la imagen se cargaba, pude leer el texto que mi hermana había adjuntado: "y si decides que no lo es, avisa, porque me lo pido". No pude evitar sonreír, Katie estaba como una cabra.

Entonces, la imagen terminó de cargarse, y mi sonrisa debió de desvanecerse, porque es bastante difícil sonreír con la boca abierta. No era solamente que Katie tuviera razón; el fiscal estaba bueno... pero también estaba delante, no delante en foto, claro, sino al otro lado de la mesa de la cafetería, mirándome un tanto extrañado por la interrupción.

Parpadeé un par de veces, recordé que debía cerrar la boca y apagué la pantalla del móvil, todo en apenas un segundo.

- ¿Ha decidido qué café tomará? - pregunté, quizá demasiado bruscamente. Se me acababa de ocurrir que quizá fuera mejor dar mi nombre en otro momento, tal vez cuando hubiera tenido tiempo de digerir la nueva información...

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Jue Ene 03, 2013 11:43 pm

La chica tenía sentido del humor, pareció relajarse mucho cuando le expliqué que no necesitaba su dinero. Seguramente ella tendría que invertirlo en cosas que realmente necesitara, como pagar la comida o el alquiler de su piso, cosas de las que yo nunca tendría que preocuparme.

Algo más calmada, inició entonces un par de frases bastante divertidas que consiguieron hacerme esbozar una de mis sonrisas. Cuando digo una de mis sonrisas me refiero a que mi rostro sigue algo más serio de lo que de verdad está. No puedo evitarlo.

- Por cierto, no hace falta que me llame "señorita", mi nombre es... Oh, disculpe un momento.

De repente empezó a sonarle el móvil, aunque se silenció un segundo después, interrumpiendo igualmente su presentación. Aquello tenía que haber sido un mensaje, y la verdad, un mensaje bastante raro para que la chica pusiera cara de sorprendida y se quedara con la boca abierta. Aquella expresión era bastante ridícula, e hice ver que no la estaba mirando, para no intentar ridiculizarla más de lo que ya estaba.

Apretó uno de los botones de su móvil con bastante interés y su rostro volvió a mirarme nervioso, como hacía nada más dos minutos atrás.

- ¿Ha decidido qué café tomará? -

-Un café con leche, sin azúcar...- dije con tranquilidad, aunque todavía perplejo de la extraña situación. Realmente aquella muchacha era muy rara... empezaba a plantearme que sería mejor que me cambiara de mesa o me marchara de la cafetería antes de que regresara con el café. O incluso que hiciera ver que no la conocía, podría perjudicar seriamente a mi carrera, a lo mejor sufría de esquizofrenia paranoide y todavía lo desconocía...

Fuera como fuere, me mantuve sentado, manteniendo mi compostura y esperando tranquilamente a mi delicioso café.

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Vie Ene 18, 2013 2:14 pm

¿De dónde habría sacado Katie aquella fotografía? Parecía una de esas fotos en las que un mafioso sale cerrando la puerta de su coche, y que suelen tener archivadas los del FBI. Claro que, si aquella foto la tenía mi hermana, dudaba que hubiera salido del FBI... Más bien se la habría pedido a su amigo Ken, y yo empezaba a preguntarme si fotografiar a Victor Basil saliendo de su Mercedes Benz sería algo legal. En cualquier caso, tenía que reconocer algo: Katie había acertado en mis gustos con los hombres.

- Un café con leche, sin azúcar...- dijo "el fiscal de mi vida". Parecía bastante incómodo, y supuse que no había conseguido disimular lo suficiente. Seguramente pensaría que estaba loca.

- Perfecto - dije, sonriendo de nuevo mientras guardaba el móvil - Voy a buscárselo.

Me levanté de la mesa y me dirigí a la barra, donde pedí un cortado para mí y un café con leche para él. No me hicieron esperar demasiado. Cogí las dos tazas y sus platos con mucho cuidado, añadí un sobre de azúcar extra a mi pedido, y me encaminé hacia la mesa donde Victor Basil me esperaba. Esta vez, conté mentalmente cada paso, manteniendo un equilibrio digno de un circo... No quería manchar la ropa del fiscal una segunda vez. En cualquier caso, se me ocurrían otros planes para esa ropa, pero...

Sacudí la cabeza antes de dejar la taza del señor Basil frente a él. Dios, las insinuaciones de Katie estaban haciendo mella en mi cabeza. Lo más probable es que aquel hombre tratara de aplastarme en el próximo juicio, y saltaba a la vista que nuestra relación no podía empezar con buen pie. Y yo no quería perder otro juicio. Aún no había podido superar mi primera derrota, y no era porque hubiera afectado a mi reputación (la cual no tenía), o me hubiera hecho quedar como una novata (que, al fin y al cabo, lo era). Lo que me dolía era pensar que John Caddick, mi cliente, iba a cumplir condena como si fuera el único asesino, cuando en realidad sólo había sido el autor material de lo que había planeado otro. Ni siquiera había conseguido una reducción de condena para él... ¿qué clase de abogada era si mis clientes no podían confiar en mí?

No podía perder contra Victor Basil. Y si era tan implacable como con la limpieza de sus camisas, ya podía irme preparando para el juicio que me esperaba.

- Su café - dije, sonriendo, mientras lo dejaba frente a él. A continuación, di la vuelta a la mesa para sentarme con mi taza, abriendo los dos sobres de azúcar tan pronto como me acomodé en la silla - Como ve, normalmente llegan sanos y salvos, ayer fue una lamentable coincidencia.

Mi sonrisa se acentuó ligeramente.

- ¿Así que trabaja usted aquí? - pregunté, removiendo mi café con la cucharita para que el azúcar se disolviera en él. Por supuesto, conocía la respuesta, pero hubiera sido un poco incómodo decir cómo. Además, era una pregunta perfectamente lógica, y la que hubiera hecho de todos modos, de no ser por el mensaje de Katie. Una manera absolutamente normal de empezar una conversación.

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Miér Ene 23, 2013 1:03 am

La abogada se fue a buscar los cafés y mi mirada se quedó fija en ella, observando cada uno de sus movimientos cuando se alejaba y llegaba a la barra para pedir. Había que reconocer que era atractiva y que aquella falda le sentaba muy bien. Pero para un hombre tan exigente como yo, no buscaba en una chica solo el atractivo físico, sino que fuera también inteligente y madura. Cosa que aquella muchacha no parecía, al menos no a primera vista.

No tardó mucho en volver con los cafés y mis pensamientos desaparecieron tan rápido cómo habían aparecido. La mujer se sentó a mi lado, ofreciéndome mi café con leche mientras ella se servía su cortado.

-Pues ha tenido mala suerte de haberlo derramado sobre mí, si fuera cualquier otra persona supongo que no pasaría nada... pero tirarle el café al fiscal del distrito no es una buena manera de comenzar su carrera, señorita.- dije, contestándole las dos preguntas a la vez de una forma directa y elegante.
Cuando pronuncié la palabra "señorita" me di cuenta de que todavía no se había presentado, así que pensé que hacerlo ahora era una buena oportunidad para conocer su nombre.

-Soy el fiscal Víctor Basil- comencé y esperé entonces a que la abogada se presentara.

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Jue Ene 24, 2013 6:11 pm


-Pues ha tenido mala suerte de haberlo derramado sobre mí, si fuera cualquier otra persona supongo que no pasaría nada... pero tirarle el café al fiscal del distrito no es una buena manera de comenzar su carrera, señorita.- dijo él, tranquilamente.

No hacía falta que me lo jurara, la verdad. No sabía cómo había podido tener tan mala suerte. De entre todos los hombres que trabajaban en aquel edificio, tenía que echar a perder la camisa del que se enfrentaría a mí en el próximo juicio. Esperaba que no fuera demasiado rencoroso, o mi cliente correría más peligro del que corría ahora mismo. La verdad es que el pobre estaba muerto de miedo, y más desde que sabía quién iba a acusarle en el tribunal. Supongo que no acababa de confiar en mis aptitudes como defensora. Hombre de poca fe... Por mucho Fiscal de Hielo que tuviera delante, seguía siendo inocente... ¿Cómo iba a salir bien un juicio si la única que estaba segura de que no era culpable era su abogada?

-Soy el fiscal Víctor Basil - dijo él. Se quedó mirándome, como si esperara que me presentara yo también.

En fin, parecía que había llegado mi turno. Para sentirme algo más tranquila, pensé en que siempre existía la posibilidad de que mi nombre no le sonara de nada. Al fin y al cabo, era la novata de mi bufete, y un fiscal encumbrado como él no debía ni necesitar saber cómo se llamaban sus rivales...

- Susan Parker - dije, ofreciéndole mi mano para que la estrechara mientras sonreía - Abogada defensora. Es un placer conocerle.

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Miér Ene 30, 2013 2:18 pm

- Susan Parker - se presentó - Abogada defensora. Es un placer conocerle.

-Lo mismo digo- contesté mientras le estreché la mano suavemente. Miré entonces mi café y lo cogí para empezar a beberlo. Estaba a la temperatura que me gustaba y no dudé en pegarle un sorbo. Después volví la mirada a la abogada.

-No la he visto antes por aquí... ¿ha llegado hace poco? - pregunté. No es que me dedicara a conocer a todos los abogados del juzgado, pero cabría la posibilidad de que fuera realmente una novata y habría llegado hace poco.

-¿Vive usted en los Ángeles?- Cada vez sentía más curiosidad por aquella mujer, algo me decía en mi, que la volvería a ver muy pronto.

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Sáb Feb 23, 2013 12:47 am

Tras decir mi nombre, esperé, casi conteniendo la respiración. Y, por segunda vez desde que había conocido al fiscal, la suerte me sonrió. El hecho de que "Susan Parker" no le sonara de nada no tenía demasiada relevancia; al fin y al cabo, terminaría viéndome al otro lado del estrado la semana que viene. Pero que lo hubiera recordado aquí y ahora hubiera sido un tanto incómodo, sobre todo teniendo en cuenta lo que había pasado con su café.

-No la he visto antes por aquí... ¿ha llegado hace poco? - preguntó. - ¿Vive usted en los Ángeles?

Sonreí levemente; aquel tipo de conversación me resultaba mucho más agradable. Además, parecía sentir cierta curiosidad hacia mí, por lo que ya teníamos más en común. La diferencia era que, probablemente, él no tuviera una hermana pequeña cotilla que le averiguara mis secretos, por lo que dependía de lo que yo le contara. En cambio, aunque yo no quisiera (dejando al margen que realmente sí quería), Katie me enviaría pronto un archivo en el que figuraría hasta el nombre de la escuela primaria donde Victor Basil había estudiado. Para ser un poco justa con él, dado que llevaba bastante ventaja, decidí que respondería sinceramente a todas sus preguntas.

- Bueno, soy relativamente nueva - expliqué - Terminé Derecho en Washington, pero me ofrecieron trabajo en un bufete de aquí, así que me mudé. - tomé otro sorbo de mi café - ¿Usted lleva mucho tiempo en la ciudad?

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Vie Mar 01, 2013 4:13 pm

- Bueno, soy relativamente nueva. Terminé Derecho en Washington, pero me ofrecieron trabajo en un bufete de aquí, así que me mudé.

Así que era por eso que no había visto a esa abogada patosa nunca por este juzgado.

- ¿Usted lleva mucho tiempo en la ciudad?

- Hace más de dos años que vivo en los ángeles, pero hace un mes que soy el fiscal del distrito. - comenté mientras sorbía mi café. Me extrañaba que la muchacha no hubiera ni leído mi nombre en los periódicos, pero era mucho más divertido así.

- Hice la carrera de derecho en Alemania y luego me trasladé aquí para trabajar... - pero antes de que pudiera terminar de hablar con la chica, miré mi reloj de muñeca y me di cuenta de que ya era bastante tarde. Tenía diez minutos para recoger mis cosas y marcharme al juicio que tenía esa misma mañana.

- Disculpe señorita Parker, debo irme ya. Ha sido un placer charlar con usted. Gracias por invitarme al café. - Dije lo último con un aire más divertido y juguetón.

Me levanté del sofá, dejando la taza en el mostrador de la cafetería y me dirigí a mi despacho a buscar la carpeta con los documentos del juicio.

Durante el camino empecé a preguntarme si vería más a menudo a la señorita Parker por el juzgado...

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Susan G Parker el Dom Mar 03, 2013 3:08 pm

- Hace más de dos años que vivo en Los Ángeles, pero hace un mes que soy el fiscal del distrito. - dijo Victor Basil. Por supuesto, todo aquello estaría en el informe de Katie, pero resultaba mucho más interesante si era él quien lo decía.- Hice la carrera de derecho en Alemania y luego me trasladé aquí para trabajar... - continuó, pero no se extendió mucho más. Miró su reloj de pulsera y frunció levemente el ceño. Al parecer le quedaba poco tiempo que dedicarme. Sonreí para mis adentros. Pronto tendría un juicio entero para dedicarme, así que no me podía quejar.

- Disculpe señorita Parker, debo irme ya. Ha sido un placer charlar con usted. Gracias por invitarme al café. - el fiscal se levantó del sofá tras decir aquellas palabras con un tono ligeramente divertido.

- El placer ha sido mío, señor Basil. Espero volver a verle pronto por aquí.

"O en la Sala del Tribunal", pensé, para mis adentros.

Dicho esto, el fiscal se marchó. Me quedé mirando la puerta por la que había desaparecido, dejando al fin que una sonrisa se dibujara en mi rostro. Tenía la sensación de que un juicio contra aquel hombre sería de todo menos aburrido...

Susan G Parker
Abogado de Oficio
Abogado de Oficio

Femenino Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 25
Localización : Ace City

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Victor Basil el Vie Mar 22, 2013 5:49 pm

Llegué a mi despacho y empecé a remover papeles. Encontré la carpeta que necesitaba y pronto me dirigí hacia la sala 2, dónde se iba a realizar el primer juicio del día. El caso era sencillo, y no tuve que esforzarme mucho para "ganar".

-Protesto, señoría. Entre mis manos tengo un control de alcoholemia que se le hizo al acusado el mismo día que ocurrió el asesinato. Fue en la misma plaza dónde encontraron a la víctima, eso lo pone en el lugar del crimen y a la misma hora, su señoría. ¿Necesita más pruebas?

Sentí la mirada de odio de aquel hombre, pero eso solo hacía que se acentuara aún más mi sonrisa. Le había pillado, y ya no tenía ninguna escapatoria. Iría a la cárcel, como todos los de su calaña.

-Declaro al acusado... CULPABLE.

El peso del martillo cayó sobre los hombros de aquel asesino, y rápidamente los alguaciles se lo llevaron de la sala. Había sido un trabajo rápido y limpio, como eran todos mis casos. Pero quizás había sido demasiado fácil, me faltaba algo. Quizás algún reto, alguien que me pusiera las cosas más difíciles... eso haría que mi vida no fuera tan monótona.

Volví a mi despacho tan pronto como acabé y empecé a prepararme el siguiente caso, con algo de desmotivación. Hasta que entonces mis ojos se abrieron de par en par al leer el nombre de la abogada defensora con la que me iba a enfrentar.

Susan Parker.

Entiendo. Quizás ella lo supiera de ante mano y se estuviera riendo de mi ahora mismo... pero en ese momento noté como la excitación volvía a correr por mis venas y una gran sonrisa se dibujaba en mi rostro. Había llegado el momento de ponerse a prueba y trabajar de verdad. No iba a ponérselo fácil a esa abogaducha de oficio.
La aplastaré.

Off Rol: este será nuestro último tema en este foro, visto la poca actividad de sus usuarios y moderadores.

Victor Basil
Fiscal Novato
Fiscal Novato

Masculino Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 25/08/2012
Edad : 35
Localización : Los Ángeles

Volver arriba Ir abajo

Re: Oficina del fiscal Victor Basil

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 10:05 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.